Portada » Instinto Forastero » Madison y Bogotá: analogía entre lo mágico y lo real