Kingston Nights Festival: la magia de Jamaica en Bogotá

Kingston Nights Festival: la magia de Jamaica en Bogotá

El gran momento de la noche había llegado, Dexter Campbell sacaba de su maleta verdaderas joyas de la música jamaiquina, distribuidas en discos organizados por colores, una caja de pandora multicolor que nos transportó a épocas y lugares que no conocimos, pero que de alguna manera, aquella noche, rendimos homenaje. 

Por, Andrés Angulo Linares

Acostumbrados a los sonidos extremos, la noche del 15 de junio, lejos de escenarios metaleros, nos transportamos a una atmósfera impregnada de Caribe y Latinoamérica de principio a fin. Foráneos en las instalaciones del HostCQ, organizadores, artistas, público y colegas de otros medios de comunicación nos hicieron sentir como en casa, demostrándonos una vez más que la música nos convoca, nos identifica y nos une.

Las calles de La Candelaria en Bogotá guardan gran parte de la historia de la capital, caminos de piedras, calles con nombres emblemáticos y casas antiguas dotan de nostalgia a este sector de la ciudad. Allí, en la calle 12 # 2 – 27, se encuentra ubicado el HostCQ, un hostal para mochileros que esa noche abrió su escenario a un evento sin precedentes: el Kingston Nights Festival, un esfuerzo de Alejandro Rojas, coleccionista, amante y DJ de música jamaiquina, mejor conocido como Alex Red.

En la entrada, una larga y amena conversación con Gino Bandi, miembro del  colectivo peruano Reggae Salve a la Reina, nos acercó a la historia de resistencia cultural que hay detrás del sound system, manifestación cultural y musical originaria de Jamaica, que puso a la isla del Caribe como ejemplo de inspiración para otros países del continente, que también han luchado por su independencia y reivindicación.

Reggae Salve a la Reina, de joven trayectoria (2018), es el primer colectivo de Lima especializado en sound system, que de acuerdo con Gino en rueda de prensa previa al evento, ha tenido una recepción positiva en el público más joven de la capital peruana. Las fiestas que ha organizado el grupo cada vez son más concurridas, un voz a voz que está permitiendo que se geste un movimiento alrededor de esta cultura, ofreciéndole a los más chicos una opción musical diferente en un escena saturada de ritmos modernos, que muchos han denominado como géneros urbanos, pero que han dejado serias inquietudes frente a su técnica y contenido de sus canciones.

DJs de la escena del sound system compartieron tarima con agrupaciones colombianas en una jornada que de antemano sabíamos que sería larga. La primera de ellas, proveniente de Tierras boyacenses, dedicada al ska y rocksteady: The Testarians, cuyos siete integrantes dieron cuenta de su talento en un repertorio de temas propios. No nos callan, Sintonía Pura y Testadura, fueron unos de las canciones que nos harían entrar en sintonía con lo que escucharíamos esa noche. 

El público poco a poco fue llenando el salón del HostCQ, al tiempo que la temperatura aumentaba. En camerinos, los artistas compartían con algunos de sus seguidores y nosotros esperábamos con expectativa la presentación de Reggae Salve a la Reina, que durante su exhibición musical demostró por qué sus fiestas han tenido la acogida que nos comentaba Gino minutos antes en la entrada. Brincamos, cantamos, bailamos y aplaudimos la presentación del colectivo del vecino país en su primera presentación internacional.

Con canciones como Reggae Town, La Susodicha, Hasta Encontrarte, entre otras, la agrupación bogotana de early reggae Los Candelarians, subió aún más el ánimo de un público que respondió de manera más que positiva a la presentación de la banda. Quedarnos quietos no era una opción y la energía proyectada por sus integrantes nos contagió rápidamente. Killing An Arab de The Cure, uno de los covers interpretados por estos chicos, dio cuenta del talento y del futuro que tienen por delante en la escena musical de nuestro país.

Dexter ‘Echo’ Campbell nació en una época muy diferente, fue testigo y protagonista de la convulsionada década de los sesenta, que sacudió a gran parte del continente y que encontró en la música una forma de propagar un mensaje de lucha y reivindicación, a partir de unos altavoces instalados en furgonetas que recorrieron Jamaica, isla que en 1962 dio un grito de liberación del Reino Unido.

Detrás de la tornamesa, Dexter Campbell (The Professor Ska), en compañía del colombiano Alex Red, nos dio un recorrido musical por los ritmos más representativos del Caribe. Muy cerca de la tornamesa, seguidores del artista jamaiquino, esperaban que de su maleta saliera ese tesoro musical que lo acompañó durante el viaje.

El gran momento de la noche había llegado, Dexter Campbell sacaba de su maleta verdaderas joyas de la música jamaiquina, distribuidas en discos organizados por colores, una caja de pandora multicolor que nos transportó a épocas y lugares que no conocimos, pero que de alguna manera, aquella noche, rendimos homenaje.

Clásicos de rocksteady, reggae, ska y otros ritmos caribeños sonaron durante la presentación de un sencillo Campbell, que animaba continuamente a los asistentes tomando el micrófono por su cuenta. 

Fue una jornada extenuante que disfrutamos de principio a fin. El cansancio fue la prueba del goce que nos provocó esta primera versión del Kingston Nights Festival y nos sembró la inquietud de aprender más sobre la apasionante historia de un género, que aunque cuenta con un nicho selecto en nuestro país, está creciendo y consolidándose gracias al trabajo realizado por gestores comprometidos con las diferentes escenas.

Revive el Kingston Nights Festival en imágenes

Fotografía: Dayann Linares y Andrés Angulo Linares

Crónica: Andrés Angulo Linares

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.