Te veo y suspiro

Suspiro

¿Y qué pasa 
si el amor es de verdad o no? ¿es que a veces 
uno lo encuentra 
solamente entre quimeras?

¿Se debe acaso
ignorarlo por completo?
¿O es más recomendable el atrofiarse 
la propia vida en el intento?

Te veo y suspiro;
me dejo enamorar por tu entrecejo;
me pides que lo deje, 
es buen consejo;
pero es que ante tus ojos
me he quedado perplejo.

Yo veo que te sonrojas,
que sonríes y que aflojas
la mirada hacia los lados, 
hacia el suelo 
o a otros lados.

Quizás no tenga efecto
el poder de tus palabras;
quizás un día pensaste
que desde mí eran muy vanas
¡Pero por Dios! ¡Ese es mi aspecto!

Quizás parezca un vagabundo
o quizás mono rastrero,
pero tenlo por seguro
que mi interés no es el dinero,
es tan sólo la confianza
de poder darte el mundo entero.

¿Y qué pasa si el amor es de verdad?
¿Y si te atreves y sin rodeos?
¿Y si me crees que no son juegos?
¿Te perderías conmigo en el amor 
si es de verdad?

Te veo y suspiro,
me dejo enamorar 
por tu caminar entero;
Me pides que lo deje
y en mí es un acto reflejo;
pero es que sin tus ojos 
no quiero llegar a viejo.

Por, Manuel Brito

Playa del Carmen  (Quintana Roo, México)

Reseña del Autor

Apasionado de la naturaleza y en descontento permanente por la desigualdad…

Conoce más de Manuel, aquí

“¿Se puede esperar más de una declaración de amor?”

Erika Molina Gallego (Editora Narraciones Transeúntes)

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.